Escalar mejor gracias a la Ley de la Reversibilidad

¿Qué es y cómo funciona ley de la reversibilidad?

La ley de la reversibilidad se basa en un concepto muy simple. Si A creó B, B puede crear A. De forma práctica podemos analizar los siguientes ejemplos:

-Luz produce calor / Calor produce luz

-Electricidad produce magnetismo / Magnetismo produce electricidad.

-Voz produce ondas /Ondas producen voz (radio)

¿Cómo puedo usar la ley de la reversibilidad?

Llevando la ley de la reversibilidad a un plano emocional podemos decir que, si determinadas situaciones afectan nuestro estado emocional, inducir intencionalmente el mismo estado emocional puede manifestar las mismas situaciones.

Emociones negativas producen situaciones negativas / Emociones positivas producen situaciones positivas.

Aplicado a la escalada

En escalada, debemos procurar desterrar ciertas emociones negativas que provocan malos resultados. Emociones como el miedo o la frustración y los pensamientos de autosabotaje. Estas emociones negativas, que a veces son consecuencia de un mal resultado, también son su causa. Es decir, es un círculo que se retroalimenta. Veamos un ejemplo en la siguiente imagen:

Caernos al intentar encadenar la vía puede provocarnos una serie de emociones negativas que pueden hacernos entrar en el círculo. Para revertir esta situación, puedes esperar a conseguir encadenar la vía, entrenando más o volviendo otro día que te hayas relajado.

Pero también puedes romper el patrón.

Puedes concentrarte y cambiar tus emociones conscientemente sin necesidad del estímulo externo, entrando así en el círculo en el que sí quieres estar:

Esto es lo que comúnmente llamamos “estar en racha”. No es más que un estado mental. Si te sientes poderoso y confiado, tendrás una buena actitud hacia la vía y por lo tanto muchas más posibilidades de encadenarla.

Entonces, si a pesar de que has fallado un intento, decides sentirte alegre y confiado con respecto a la vía y a tus habilidades, tus probabilidades de conseguirlo aumentan considerablemente.

Me siento bien – Lo consigo / Lo consigo – Me siento bien

El orden de los factores no altera el producto. Tú eliges dónde quieres empezar.

De lo físico y lo psicológico

Tu estado mental puede producir tu estado físico y al revés (tu estado físico puede producir tu estado mental). Por ejemplo, estar mentalmente agotado puede hacer que sintamos nuestro cuerpo cansado, y viceversa.

En la imagen del círculo hemos visto cómo influir en un resultado externo controlando un aspecto de nosotros mismos. Pero ¿cómo puedo controlar la parte interna?

También puedes utilizar la ley de la reversibilidad para producir cambios internos. Veamos un par de ejemplos.

La respiración:

Cuando estamos tensos o tenemos miedo nuestra respiración tiende a ser más superficial e incluso a acelerarse. Sin embargo, cuando estamos tranquilos y confiados, nuestra respiración es profunda y tranquila. Aplicando la ley de la reversibilidad a la respiración, podemos inducir el estado mental deseado (confianza y tranquilidad) respirando conscientemente acorde con el propósito (respiración profunda y lenta).

La postura:

Cuando te sientes fuerte y con poder, tu postura tiende a ser erguida y ensanchar el pecho. Cuando te sientes frustrado/a o impotente, la postura tiende a ser retraída, pecho cerrado, hombros caídos hacia delante.

Cambiando simplemente la postura de forma consciente puedes desencadenar el estado mental deseado. Aproxímate a tu proyecto con la cabeza alta, espalda erguida, los hombros hacia atrás y el pecho abierto y tendrás muchas más posibilidades de entrar en el círculo positivo (encadenar -sentirse bien – encadenar…)

Fake it until you make it

“Finge hasta que lo consigas”. Fake until you make it es un aforismo inglés que sugiere que imitando la confianza, la competencia y un estado mental optimista, una persona puede ver realizadas esas cualidades en su vida real. El clásico de confiar en ti mismo para mejorar.

Pretender ser un buen escalador puede ayudar a que te conviertas en uno. Pero esto no significa que sea fácil o no requiera esfuerzo. Los buenos escaladores se esfuerzan, se exigen, entrenan, escalan mucho, desarrollan confianza en sus capacidades y lidian con un sinfín de emociones (en la roca y en la vida). Por lo que, fingir ser un buen escalador te convertirá en uno en la medida que interpretes correctamente el papel.

La mente no diferencia entre lo que es real y lo imaginario.

Para interpretar correctamente el papel necesitarás el apoyo de la mente. Por lo tanto, si te visualizas realizando buenas escaladas y crees en ti mismo, tu mente colaborará contigo en la consecución del objetivo. Si te concentras en ello, tu progreso será inevitable.

¿Qué otras formas de aplicar la Ley de la Reversibilidad (en la escalada y en la vida) se te ocurren?

Deja un comentario